RELATOS

SANDRA VELASQUEZ

 

Colour Photo

 

Sandra es una estudiante latina en la Universidad de Cambridge la cual fue beneficiaria de la becas por la misma universidad. Ella le cuenta a C&O un poco de como fue el proceso.

 11 mayo 2017

Qué opinión tiene sobre la educación que se proporciona en Colombia y en América Latina?

Generalmente la calidad de la educación en Colombia y en otros países de América Latina es, como sus sociedades, bastante desigual. Las oportunidades educativas están sujetas a las posibilidades económicas del estudiante o su familia y no necesariamente a su talento o potencial.

Económicamente hablando, como fue su proceso?

En países como el Reino Unido y Estados Unidos es cada vez más difícil el proceso burocrático migratorio que acompaña la postulación académica. Creo que sacar la visa fue una de las partes más estresantes de todo el proceso por la cantidad de documentos requeridos y el miedo que genera la posibilidad de no poder conseguirla. Curiosamente, la entrada a un programa de prestigio internacional como el de Cambridge es aún más difícil y saber que la oportunidad se puede perder por requisitos burocráticos es un poco triste. En especial, porque en algunos casos las oportunidades de financiamiento aparecen después de ser aceptado por la universidad. En otros porque a pesar de tener el potencial académico para realizar el programa la falta de recursos económicos impide que se pueda llevar a cabo.

Necesitó algún tipo de financiación para ello?

Claro! Para la mayoría de estudiantes colombianos salir del país a cursar cualquier estudio de posgrado, e incluso cursar un estudio de posgrado en el país, requiere de alguno o varios tipos de financiación. Para mi maestría (MPhil in Latin American Studies, en Cambridge, U.K.) tuve que recurrir a Colfuturo, a mis ahorros, y a una beca que generosamente me dio la Universidad de Cambridge y el Banco Santander. A nivel internacional, hay diversas opciones. En mi caso cuando me postulé a los programas de maestría y doctorado en la Universidad de Cambridge, el formulario de postulación también contenía una competencia para becas y financiamiento parcial o total de los programas.  

Cómo logró la beca?

El Cambridge Overseas Trust (hoy Cambridge Trusts) y el Banco Santander también me ofrecieron una beca parcial que cubría la mayor parte de la matrícula de la maestría. De estas becas me enteré realizando búsquedas de financiación en la página de la universidad. Hoy realizo mi PhD con una beca completa del Cambridge Trust que cubre matrículas y manutención por tres años.

Quien la ayudó?

Sí, principalmente recibí ayuda de amigos y compañeros que habían pasado por el proceso de postulación a programas de posgrado y que en algunos casos habían sido beneficiarios de estas becas. Sé que algunas universidades tienen programas u oficinas de desarrollo profesional que ofrecen ayudas con postulaciones, pero no me acuerdo que existiera una en mi universidad en Colombia en ese entonces.

Vale la pena estudiar en el extranjero?

Sí, un grado extranjero abre posibilidades laborales a nivel internacional. Sin embargo, más allá del valor del grado para el perfil profesional o para el mercado laboral, me parecen más importantes las oportunidades de aprendizaje que se generan en este tipo de ambientes y cursos. Es un proceso de autodescubrimiento personal y profesional que muchas veces viene acompañado de una perspectiva crítica de nuestra personalidad, carreras y países. Es la oportunidad para interactuar, convivir y estudiar con personas de distintas partes del mundo que enriquecen la experiencia y aportan perspectivas diversas. Estos encuentros al mismo tiempo abren posibilidades de “networking” con gente de diversos perfiles profesionales y de colaboraciones internacionales a nivel investigativo.

A veces necesitamos conocer historias que nos motiven a seguir adelante. Como Sandra, hay cientos de latinos logrando mejorar su calidad profesional a través de la educación. Recuerda, todo depende de las Conexiones y las Oportunidades. ¡Si las tienes, úsalas y aprovéchalas!

 By Leslie Vásquez

.

.